Durante los tratamientos de desintoxicación y rehabilitación es más normal que excepcional que se produzcan reincidencias en el consumo. Lo importante es que el paciente aprenda a lidiar y evitar esas reincidencias para evitar volver a la dependencia.

La tendencia a reincidir en el consumo y a recaer en los hábitos adictivos depende de una cantidad enorme de factores ambientales y psicológicos, algunos más fáciles de controlar que otros. A continuación presentamos algunos consejos para minimizar el riesgo de las situaciones previsibles que podrían conducir a una recaída.

Nuevas personas y nuevos lugares

Con frecuencia, las adicciones están vinculadas a lugares en los que es posible consumir y a personas que incentivan el consumo. Después de una rehabilitación, volver a los lugares y círculos sociales en los que se producía el consumo es uno de los factores de más alto riesgo para las recaídas.

Esto no significa que sea siempre necesario cortar con todas las relaciones del pasado, pero sí se deben replantear los términos de esas amistades, estableciendo límites preventivos para los encuentros y cambiando por completo el tipo de actividades que se comparten. Por ejemplo, en lugar de encontrarse con los amigos por las noches en el bar, se puede ir con ellos una tarde a ver una película.

También existe la posibilidad de que personas vinculadas con el hábito adictivo no comprendan la decisión de alejarse del consumo (porque su percepción de la sustancia continúa siendo positiva debido a la dependencia), por lo que sin importar los cambios de contexto de la amistad y las peticiones del rehabilitado, continuarán ejerciendo una influencia negativa en términos de consumo. En este caso, es indispensable cortar las relaciones por un período lo suficientemente largo como para afianzar los hábitos saludables y todos los factores internos que permiten controlar eficazmente los estímulos del entorno.

Todos los estudios indican que las relaciones sociales son determinantes para mantener la sobriedad.

Alimentación saludable

Comer bien es un pilar fundamental para cualquier otro hábito saludable que se quiera establecer en la vida, desde dejar una adicción hasta ser más productivo en el campo laboral. Una buena alimentación sienta las bases orgánicas para que el cuerpo funcione bien, y estimula la búsqueda de otras mejoras. De hecho, las personas con una alimentación más sana tienden a ser más conscientes sobre el estado de salud de sus cuerpos y a mantenerse alejadas de hábitos dañinos.

Además, a través de la alimentación se puede contribuir a reparar los daños fisiológicos ocasionados por el consumo, como la desaparición de neurotransmisores. Los alimentos ricos en Omega 3, vitamina B y magnesio son particularmente beneficiosos. Algunos alimentos que pueden aportar estos nutrientes son: el pescado azul, el aceite de oliva virgen extra, el cacao puro, el té verde, los frutos secos, los frutos rojos y otros.

Nuevos hábitos

Los hábitos son como caminos demasiado transitados en el cerebro. Toma mucho más tiempo y esfuerzo esperar a que la hierba vuelva a crecer en el sendero por el que se ha caminado mucho que convertir ese mismo sendero en un camino para un hábito distinto, uno constructivo.

Para mantenerse alejado de una adicción, resulta muy útil convertir los tiempos, los espacios y los estímulos que solían activarla en elementos que incentiven un nuevo hábito; por ejemplo, hacer ejercicio. Si se quiere evitar el hábito de llegar a casa cansado del trabajo y consumir cualquier sustancia para cerrar el día, se puede reemplazar eso con la nueva costumbre de salir a correr.

El deporte, además, aumenta el flujo sanguíneo, ayudando a restaurar el daño en el cerebro; y estimula la concentración y el control del cuerpo. Meditar también es un recurso muy efectivo que puede emplearse cuando se siente el estímulo de consumir, porque ayuda a controlar los impulsos del cuerpo y a manejar la ansiedad, el estrés y la frustración.

Estos son algunos consejos generales, pero la mejor forma de prevenir las recaídas y manejar eficazmente la reincidencia en el consumo para evitar que se convierta en un retorno al hábito es formular un plan personalizado que se adapte a cada paciente y las características de su adicción. Aunque las nociones generales pueden ser de mucha ayuda para comprender ciertos mecanismos de la adicción y lidiar mejor con ellos, la atención especializada es irremplazable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Déjame que te cuente...

El saber no ocupa lugar... Comparte la información con tus conocidos!!!