Al hablar de adicciones solemos centrarnos en la salud física y mental, dejando de lado otro tipo de consecuencias negativas tales como las que implican efectos perjudiciales sobre las relaciones sociales y afectivas.

Es cierto que las adicciones provocan muchos daños físicos y mentales, pero a nivel social hay que prestar mucha atención, ya que las relaciones personales pueden verse alteradas a consecuencia de este problema de salud.

Efectos sociales de las drogas

La adicción a las drogas causa un efecto directo en cómo una persona se relaciona con su entorno más próximo. La rehabilitación de una adicción puede resultar dura y el paciente llega a sentir soledad y aislamiento. En muchas ocasiones estos sentimientos surgen incluso antes de que la persona tome consciencia de que es adicto. La persona empieza a aislarse para poder consumir sin que nadie pueda verle y juzgarle.

Consecuencias sociales de la drogadicción

Pasar de un consumo esporádico de alguna sustancia a convertirse en algo habitual puede convertirse en algo mal visto por la sociedad y por las personas que rodean al adicto.

Por tanto, la persona empieza a distanciarse socialmente de sus allegados, buscando un consumo alejado de reproches. Esto también provoca que exista un nulo control sobre la adicción. Esta se vuelve incontrolable, aunque exista una creencia por parte del adicto de que puede gestionarla.

La búsqueda de ayuda profesional en un centro de desintoxicación es fundamental, tanto a nivel físico como emocional y social. Ellos te ayudarán a gestionar socialmente tu problema, para que vuelvas a disfrutar de una vida ordenada y unas relaciones sanas.

Déjame que te cuente...

El saber no ocupa lugar... Comparte la información con tus conocidos!!!