Realizar ejercicio físico no solo ayuda a fortalecer nuestro cuerpo, sino que tiene muchos beneficios para la salud mental. Ayuda a mejorar la memoria, la autonomía de la persona, y fomenta sensaciones positivas como el optimismo o la euforia. Practicar deporte ayuda a aumentar la autoestima. En el terreno de las adicciones, practicar deporte es una buena herramienta durante el proceso de recuperación.

El ejercicio físico como parte del tratamiento para superar una adicción

Cada vez más está probada la eficacia de la práctica de deporte a la hora de superar una adicción. El paciente necesita herramientas para combatir la necesidad de consumir, y es durante las sesiones de terapia donde pueden enfocar esta herramienta como un factor más que les ayude a combatir sus impulsos y les ayude a evadirse de pensamientos negativos.

¿Cómo ayuda en el proceso de recuperación de la adicción?

La práctica de deporte genera endorfinas que produce una sensación de euforia en el paciente. Esas endorfinas son las que engañan al cerebro en sustitución a la sustancia que consumían con anterioridad. Alguno de los efectos del deporte sobre el cuerpo son:

  • Reduce ansiedad y estrés
  • Mejora la calidad del sueño
  • Disminuye la efectividad de las drogas
  • Reduce la ansias por consumir
  • Ofrece una rutina que evade de otros pensamientos y acciones negativas
  • Da una sensación de logro y una mayor confianza

El deporte como parte en la superación de una adicción

Practicar un deporte no solo ayuda a mejorar la salud física del paciente, sino también fortalece su estado de ánimo, reduce la depresión, la ansiedad y aumenta la agudeza mental. Pacientes que incluyeron el deporte en su programa de rehabilitación redujeron la ingesta de medicamento y mejoraron su calidad de vida. También se sentían más energéticos y su mente se mantuvo más positiva.

Déjame que te cuente...

El saber no ocupa lugar... Comparte la información con tus conocidos!!!